Sociedad
Monserrat González, Triana Martínez y Raquel Gago durante el juicio por el asesinato de Isabel Carrasco

La asesina confesa de Isabel Carrasco, desde la cárcel: “Nos tratan fatal, van a por nosotras”

'La Nueva Crónica' de León publica la primera entrevista con Monserrat González y Triana Martínez, condenadas por el asesinato de la presidenta de la Diputación de León

0
Jue, 12 Mayo 2016

El diario leonés La Nueva Crónica publica hoy, en exclusiva, la primera entrevista con Monserrat González, asesina confesa de Isabel Carrasco, y con su hija, Triana Martínez, condenadas a 22 y 20 años de cárcel respectivamente por el crimen de la Presidenta de la Diputación de León.  La conversación se mantuvo en un locutorio de la prisión de la cárcel leonesa de Mansilla de Las Mulas donde ambas permanecen ingresadas.

Según relata la autora de la entrevista, Susana Martín, los contactos epistolares, primero con la madre y luego con la hija, dieron lugar a una llamada por parte de Triana hace unas semanas, llamada en la que decía: ”Queremos hablar contigo”.

 Monserrat González, que fue quien disparó contra Carrasco, y su hija se quejan del trato que están recibiendo en la prisión:

“No sabes lo que estar aquí, en este módulo, nos tratan fatal, van a por nosotras”, dice Monserrat que quieren que las trasladen a otra cárcel. E Insiste en lo que ya dijo durante el juicio: que a Carrasco “había que cargársela porque era una mala persona” y que no hubo ensayos: “Con gente así, matar es la única solución, hay que ver cómo estaba mi hija”.

Pero es su hija, Triana, quien más habla con la periodista: “A todos les perdonan todo eso, y a  mí no hacen más que fastidiarme (…) a los más chungos los tienen genial, a los violadores les tienen genial” (…) Son los que mandan aquí, son los que tienen trabajos y el dinero y los que paguen a las chicas para que se la chupen por una tarjeta de teléfono o por un paquete de ‘liao’, asegura.

Triana, que insiste en que es inocente, que no hubo plan y que su madre le llamó “un minuto antes” para contarle lo que iba hacer (a lo que asegura ella le contestó: “ni se te ocurra”); dice que van a por ellas, cree que hay una “mano negra” que le suena al partido, al PP, aunque añade que algunos amigos de la formación les mandan recuerdos por gente.

Reitera que no hubo plan premeditado a tres bandas y en cuanto a su relación con Raquel Gago, la policía municipal condenada a 5 años por encubrimiento y tenencia ilícita de armas, dice coincidían y se apoyaban porque tenían un tema en común: ambas salían con un hombre casado.